Un Domingo de Ramos un tanto peculiar, raro, inusual, extraño, donde no se ve ese movimiento por las calles de personas con sus túnicas para realizar estación de penitencia, donde no huele a comida recién hecha en cada cuartel destinada a ser disfrutada en la mesa de cada uno de ellos. Donde no podremos disfrutar de nuestro sorteo de figuras, ni cambiar las posturas, ni esos abrazos entre hermanos que echamos tanto de menos o el sonido del brindis de un catavino.

Hace un año, no pudimos disfrutar de los últimos días de Cuaresma…se nos quedaron esas eternas cuatro patitas en nuestra vieja, pero así lo quiso el Señor, y es que esas patitas ya tenían nombre, esas patitas debían quedarse en el cuartel, ya que eran para Hillel, Gamaliel, Shammai y Zadok, los cuatro Doctores que nos hacen vibrar de emociones cada día que las vestimos, ese momento de hermandad previa a la incorporación, ese ratito que tienes cuando ves que te aproximas al Terrible, ese momento en el que solo estáis Él y tú, por eso ellos se merecían esas patitas.

Este año la pata de Hermano Ejemplar será un poco diferente, porque así las circunstancias lo requieren y este año se la quiero otorgar a la SENTENCIA, a todos y cada uno de los que conformamos esta bendita Corporación, a todos los hermanos que, pese a las circunstancias seguimos mirando de frente.

Esta pata lleva muchos sentimientos acumulados, desde que el Cuartel comenzara su historia de la mano de Javier Urbano, refundando el nombre que llevamos por bandera, La Sentencia de Jesús, hasta la búsqueda de los nombres de nuestros Doctores, con el gran esfuerzo y dedicación del Decano de la Corporación, David Serrano. Son momentos vividos tan dulces como el olor del incienso que preparo cada día de cuartel. Sentencia, es desde el saluda del escalón “Shalom Aleijem” hasta el último botón de la túnica de Zadok. Solo me vienen a la memoria buenos recuerdos, desde que entro por esas puertas, con mis Doctores a la derecha y esa magnífica pintura, donde descansa El Terrible, donada por Emilio Varo a mi izquierda. Una vez que me adentro, me encuentro con el cuartel decorado por Javier Matas, como si de una casa vieja se tratase, acogiéndote y haciendo que ya se te vaya erizando el vello… Y, ahora es cuando añoro a un hermano que te ofrece una copa, ese aroma que hace que vuele la imaginación.

Volveremos a tener abrazos como los que da Carlos Jiménez, sinceros y de verdadero cariño o cuando nos sentemos en la mesa y escuchar la bendición de mi hermanito Luís Jesús Jiménez o esa voz que dice… ¿Rigo? Y se escucha un ¡Viva el grupo! Que sale desde lo más profundo de nuestro hermano Roberto Aguilar.

Volveremos a escuchar a Antonio Luque entonar la copla de “Envuelto en blanco cendal” y se me llenan los ojos de lágrimas al acordarme de esa carcelera con la que nos deleita Rafa Cabello.

Volveremos a tener esas comidas en las que escucharemos las primeras estrofas de una poesía que dice poco más o menos así: “Tú que has llegado a la Puente en plena Semana Santa, a ti qué te habrán contado de esta nuestra Mananta” que tan bien la recita Francisco Morillo y que deseo que no deje de recitarla jamás.

Son esas pequeñas cosas que marcan a todo ser que pisa la Sentencia, son las vivencias las que nos hacen grandes al igual que cada Domingo de Ramos hacíamos nuestro peculiar pregón y de los cuales me marcó el de Antonio Jesús Ruiz, como la lanzada que le dieron a Jesús.

A todo hermano se le echa de menos cuando falta, al igual que cuando cantamos el Himno de los ausentes, me vienen a la memoria Víctor Migueles o Gregorio Triviño, los que no pueden compartir momentos tanto como quisieran.

Son tantas las vivencias y tantos los buenos recuerdos…como escuchar a Santi Gil cantar “Mírala como va…”, ver la cara de mi hermano Raúl García cuando se le pone un plato de queso por delante o cuando Álvaro Cabello interpretó la Torá para compartirla con nosotros, son anécdotas que te hacen feliz al recordarlas.

Se me viene a la memoria los hermanos más carnavaleros como Sergio Urbano o David Bascón, que hacen más ameno el cierre de la mesa con una coplilla y da la entrada a las bebidas espirituosas, las cuales José Urbano remueve con tanto arte.

Echo de menos hasta que Ricardo Ruiz o José Ramón Luque se levanten en la mesa para expresar su experiencia haciendo estación de penitencia un Martes Santo o como Ignacio Sanz nos comparte sus sentimientos al ver a los Doctores presentarse ante el Humilde el Miércoles Santo.

Echo de menos el son del tambor que da mi hermano Cristian Pérez para cantar una cuartelera o cuando nos recuerda Rubén Barcos que tenemos unas figuras que vistió su abuelo y ojalá pueda vestirlos su hijo, unos Doctores que son centenarios y que Óscar Cejas tuvo el privilegio de dirigir la efeméride para tal reconocimiento.

Pero no todo son risas o vivencias, hay hermanos que trabajan en la sombra, como ejemplares que son, así tenemos a los eternos tesoreros Álvaro Luna o Samuel Arroyo, capaces de hacer maravillas para tener lo que hoy tenemos.

¿Qué Corporación tiene un hermano Mayor de nuestra hermandad o un Pregonero del Jueves Lardero?  Pues mi Sentencia los tiene, y son Antonio Jesús Quero y Javier Delgado.

Por todas estas cosas y mil más que seguramente se me quedan en el tintero, La Sentencia es ejemplar, porque lo mismo organiza una feria o una cruz de mayo, que se traslada a Toledo para compartir un Sábado de Cuaresma con nuestro hermano Víctor Carbayo y poder disfrutar con él de dicha comida.

Solo quiero recordar una frase de Francisco Trenas, que me hizo pensar y ahora todos tenemos muy presente, “Hay que disfrutar y vivir cada segundo, cada minuto, cada momento…porque nunca se sabe cuándo puede ser el último”

Esto es La Sentencia, es el amor puro, la hermandad, la amistad y por todas las vivencias y momentos que están en el recuerdo quiero otorgar esta patita a todos y cada uno de los componentes de nuestra Corporación, para que esa medalla la lleve este año nuestra Vieja, la que cuenta los días que faltan para volver a vernos, para poder compartir mesa, sentimientos y emociones.

Shalom Aleijem

«¡Un fuerte abrazo a todos mis hermanos de la Corporación

«¡Viva LA SENTENCIA DE JESÚS!»

Ezequiel Migueles Ruiz

Presidente de la Corporación

4 Comentarios

  1. Antonio Luque

    Felicidades y enhorabuena a todos mis hermanos por este gran reconocimiento que nuestro Presidende Ezequiel Migueles nos ha entregado.
    Gracias a todos por haber hecho posible cada sueño cumplido y por seguir ahí achuchando para hacernos conscientes de todo el camino que nos queda por andar y descubrir juntos. Un gran futuro nos espera.

    No cualquiera es capaz de abrir y cerrar el Infierno como la Sentencia.

    Responder
  2. Grego

    Grandisimo hermano! Enhorabuena a mi Sentencia, casa de amor, cariño y toda una vida de sentimientos. Un fuerte abrazo, volveremos

    Responder
  3. Tejero

    Chapó …. Exequiel
    Enhorabuena a todos .
    Deseando volver a abrazaros

    Responder
    • Ezequiel

      Muchas gracias Tejero, sin duda volveremos a abrazarnos.
      Esta es mi Sentencia, la que saca poco a poco lo mejor de cada uno!
      Un fuerte y cariñoso abrazo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Asociación La Sentencia de Jesús - 1º de los Afligidos. Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la de gestionar y moderar los comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1&1 Internet España, S.L.U. (proveedor de hosting de lasentenciadejesus.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de 1&1 Internet España, S.L.U. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiéndonos a info@lasentenciadejesus.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://www.lasentenciadejesus.com, así como consultar nuestra Política de Privacidad.

error: