“Pan y Peces”. Es de bien nacidos ser agradecidos.

Comienza el 5º sábado cuaresmal, y aunque a nuestra querida Vieja cada vez le quedan menos patas, numerosos hermanos virtuosos rebosantes de Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza nos ayudan a sostenerla y hacerla caminar en ese corto trayecto que aún nos queda para nuestra tan ansiada Semana Mayor.

Desde estas líneas, agradecer nuevamente a dicho cuartel por ser un referente para las nuevas corporaciones, y  por habernos hecho partícipes en su magnífico proyecto llamado “Amalthea”. GRACIAS.

Momento especial, que con una gran mesa repleta de hermanos de ambas corporaciones  y entre rezos, en forma de cuarteleras, cánticos, saetas y sabias palabras, casi sin darnos cuenta, se hace efímero en el tiempo pero sin duda permanecerá en nuestro recuerdo.

Tras una buena tarde de hermandad, numerosos hermanos asisten a los cultos de la Cofradía y nuestra gran casa-cuartel pasa de estar repleta de corazones que aman nuestra tradición a estar habitada por no más de 4 hermanos. Momento de tertulia y reflexión que se podría resumir en esa breve línea de la poesía titula da “A un hermano forastero“ <<¿Ves como no todo es vino, hermano? Que en la Puente hay fe cristiana.>> Una vez finalizada la misa de nuestra Hermandad, la casa de La Sentencia de Jesús vuelve a cobrar vida y entre efusivos saludos y abrazos sinceros, vuelve a sonar el martillo a manos de nuestro presidente para dar comienzo al tapeo de esta quinta subida al “Calvario”.

Nuestro hermano presidente toma la palabra para dar la bienvenida a todos los hermanos e invitados, y cede la palabra al hermanito Luis para que bendiga la mesa y dé comienzo a un delicioso manjar, preparado con esmero por nuestro servicio de cocina. Nuestro hermano Antonio Jesús Ruiz Luna, tras varios sábados sin poder ser partícipe de nuestra mesa, se levanta y abre la mesa para que cualquier persona que lo desee pueda participar en ella con las palabras que quiera expresar. Tras ello, Manolo García toma la palabra y tras una breve exposición de sus sentimientos nos hace entrega de un pequeño obsequio, que quedará expuesto en las paredes de nuestra casa. Más tarde Carlos Lozano, hermano de “Las Lamentaciones”, nos agradece la hospitalidad y el trato recibido a él y a su cuartel cada vez que un hermano de “La Sentencia” coincide en el mismo momento y lugar. Tras ello, el hermano Óscar otorga el timón de nuestra alpatana a los hermanos José y Sergio Urbano.

Retrasados en tiempo en comparación a otros sábados anteriores, nos disponemos a realizar la quinta subida al Calvario. Subida con ambiente distendido y con los ojos en el cielo. Tuvimos lugar de disfrutar, no solo de los hermanos de nuestra corporación que en esta noche nos acompañaban, sino también de los numerosos hermanos que habían salido de nuestras cuatro paredes a otras corporaciones. Iniciando el regreso a nuestra casa tuvimos el placer de vivir dos momentos muy especiales: en el Compás del Coro con hermanos de “La Lanza”, dónde formando un bonito coro, nos unimos para cantar unas coreadas y unas cuarteleras a los pies de Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Paciencia; posteriormente, en Plaza Lara, dónde “Los Ataos” nos invitan a un delicioso pescaito y nos ofrecen la posibilidad de inmortalizar dicho momento junto al gallo de San Pedro. Gracias a ambas corporaciones por esos momentos vividos.

Ya de nuevo en nuestra mesa, se bendicen los alimentos y nos disponemos a disfrutar de la cena. Cena en la que nuestro hermano Francisco Morillo Jurado “Palmitas” nos deleita con la poesía “El día que yo sea una estrella” , dónde a pesar de su buen hacer con estos textos la memoria le juega una mala pasada. Casi finalizando la cena, entre pequeños golpes de tambor, nuestro hermano Rafa Cabello y Javier Gil “Titol” nos deleitan con una hermosa carcelera.

Una vez finalizado el postre, sin darme cuenta, el salón se oscurece y aparece nuestro presidente para dar comienzo a la entrega de la pata, momento en el que se me vienen a la mente numerosos nombres a los que le podía haber regalado tan bonito momento. Pero… ¡Cuál fue mi sorpresa! Por más cávalas que hiciese en mi cabeza, nunca hubiese imaginado que yo fuese a ser el afortunado. Tras la lectura del Evangelio y aún sin palabras, me dirijo a mis hermanos, quizás sin demasiado acierto, pues la sorpresa no me dejo expresar lo que sentía. Momento eufórico pero a la vez con anhelo por todos aquellos hermanos que, por una circunstancia o por otra, no han podido acompañarnos en esta inolvidable noche.

Por ello y desde estas líneas, aprovecho para dar GRACIAS a todos y a cada uno de esos corazones SENTENCIADOS, que cada día del año consiguen que yo no solo aprenda de esta bendita costumbre pontana, sino que cada día que paso junto a ellos me hacen querer ser cada vez mejor persona.

«…GRACIAS a todos y a cada uno de esos corazones SENTENCIADOS, que cada día que paso junto a ellos me hacen querer ser cada vez mejor persona.…»


Samuel Arroyo Pato

Hermano de la Corporación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Asociación La Sentencia de Jesús - 1º de los Afligidos. Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la de gestionar y moderar los comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1&1 Internet España, S.L.U. (proveedor de hosting de lasentenciadejesus.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de 1&1 Internet España, S.L.U. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiéndonos a info@lasentenciadejesus.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: http://www.lasentenciadejesus.com, así como consultar nuestra Política de Privacidad.

error: