“Pasión”: grandísima palabra para definir este último sábado cuaresmal.

El día no nos brindaba un cielo limpio y celeste, sino todo lo contrario, pero algo grande se avecinaba en nuestra Sentencia. Hoy es el día en el que tenemos el lujo de compartir mesa con nuestros progenitores, los que nos han inculcado y guiado por el camino de “la Mananta Pontana”, los que, sin dudarlo ni un momento, han querido compartir y seguir las tradiciones que en antaño les enseñaron nuestros abuelos y así nosotros podamos enseñar a nuestros hijos.

La bienvenida fue bastante agradable, enseñándole a nuestros mayores y amigos nuestra nueva casa. Se podía percibir, por la cara de mis hermanos, que sería un día grande e inolvidable para todos nosotros.

Para empezar y como no podía ser de otra manera, Gabriel nos hace un obsequio que data del siglo XIX y que corresponde a las catorce estaciones de Jesús, el cual estará colgado en nuestras paredes. Seguidamente, nuestro presidente tocó el llamador, comunicándonos que ya podíamos entrar en el salón y acomodarnos en la mesa. Como es costumbre en La Sentencia, nuestro hermano Luís bendijo la mesa, dando paso al deleite de tan lujosa comida que nos preparó el departamento de cocina. A continuación, nuestro hermano Raúl se levantó indicando que el protocolo está abierto en la mesa, y que cada hermano o invitado que se sienta con ganas de expresar sus sentimientos lo pueda hacer libremente.

Suena el tambor y se escuchan cuarteleras aquí y allá por toda la mesa, que intervienen tanto hermanos como invitados. Se podía sentir que todos estábamos cómodos.

Nuestro hermano de protocolo se levanta para agradecer a un invitado, Javier Reina, que gracias a él, por ser un hermano fundador de la primera Sentencia, tenemos el privilegio de cumplir 30 años. Javier nos hace un regalo donde se representa una réplica de Los Doctores de la Ley, que está en el museo del Prado de Madrid.

Minutos más tarde, el hermano Javier Delgado, pregonero del Jueves Lardero en 2018, nos deleita con una gran poesía. La mesa estaba en su plenitud máxima y es cuando el hermano Trenas se atreve con una saeta, que la bordó para ser la primera de esta Cuaresma.

Se levanta nuestro presidente Óscar y nos indica que vayamos apurando las copas para poder subir al Calvario a realizar la sexta visita a nuestro patrón. Realizamos las correspondientes paradas hasta llegar a nuestro destino y situarnos en nuestro sitio de siempre, bajo la entrada de las Cien Luces. Allí se cantan unas cuarteleras y coplas a la vez que nuestros hermanos agraciados alpatanas de esta noche: Nacho, Luís y Roberto; nos escancian unas copas.

Llega el momento de la bajada hasta nuestro cuartel, nos paramos a visitar a María Santísima de la Amargura y al Señor de la Humildad y Paciencia en su sede canónica, donde se vuelven a cantar unas cuarteleras y coplas. Seguimos hasta Plazuela Lara, y allí nos encontramos por casualidad el cuartel de “Los Ataos” con quienes nos tomamos una foto para el recuerdo.

Una vez en casa nos disponemos a degustar la cena. Aquí es donde el discurrir de cuarteleras y cánticos se acentúa, ya que los licores van haciendo su efecto. De repente todo el cuartel se vuelve oscuro y nuestro presidente se va hacia el atril, para dar el reconocimiento de nuestra sexta pata a un hermano. ¡Y cuál fue mi sorpresa!, que la pata me la da a mí. Me pilla en fuera de juego, ya que estaba comentando con mi tío (uno de mis invitados) si se la podía llevar algún hermano que estábamos debatiendo. Me dispongo a bajar la pata de la Vieja y a ponerme en camino hacia el atril. En ese momento, es cuando realmente se te nublan las ideas y no dices ni una cuarta parte de lo que realmente quieres decir, por eso me veo en la necesidad de expresarme en estas letras lo que no pude decir en aquel momento.

“Tengo que dar las gracias en primer lugar a mi presidente por otorgarme esta pata y las palabras que dijo hacia mi persona. En segundo lugar, dar las gracias a mi Padre por ser como es y por haberme inculcado todo lo que sabe de ésta, nuestra “Mananta”. Y en tercer lugar, estoy orgulloso de pertenecer a esta familia llamada La Sentencia, que incluso cuando uno tiene o pasa un mal momento siempre están ahí para echarte una mano, para levantarte el ánimo, para acompañarte con un cántico o una cuartelera, para que nunca te vengas abajo y lo único que puedo decir es que mi Sentencia es muy grande y que OS QUIERO, que todo lo que hago es por mi cuartel y mis hermanos y que siempre que el Terrible me lo permita seguiré al pie del cañón”.

Después de este momento inolvidable para mí, seguimos degustando la cena hasta llegar al postre y café. Entonces es cuando nuestro hermano Raúl García nos cautiva con una poesía del Domingo de Pasión, que nos indica que ya está terminada nuestra Cuaresma, dando paso a nuestro presidente, para despedir la mesa con las mejores palabras que se pueden decir: ¡Shalom Aleijem! La noche continúa con los licores espirituales y las buenas tertulias, que sin darnos cuenta llegamos hasta el amanecer y así poder despedir este bendito sábado de pasión de 2019.

«…aquí tienes hermanos que cuando te hace falta te echan una mano. Estoy orgulloso de mi cuartel, de mis hermanos…»


Ezequiel Migueles Ruiz

Hermano de la Corporación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Asociación La Sentencia de Jesús - 1º de los Afligidos. Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la de gestionar y moderar los comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1&1 Internet España, S.L.U. (proveedor de hosting de lasentenciadejesus.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de 1&1 Internet España, S.L.U. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiéndonos a info@lasentenciadejesus.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: http://www.lasentenciadejesus.com, así como consultar nuestra Política de Privacidad.

error: