Un Sábado más…y un Sábado menos para llegar a nuestra querida Semana Santa.

Sábado de Transfiguración, un día marcado para mí siempre en la Cuaresma, pero este año si cabe aún más.

Este Sábado me levanté como otro día de Cuaresma, pero había algo dentro de mí que me hacía tener la cabeza situada en otro sitio…pensando en que quería ir a la Corporación desde bien tempranito, ya que el día merecía la ocasión, las madres visitaban nuestra casa cuartel y compartían mesa y mantel con sus hijos.

Aparecían los primeros mensajes “A qué hora quedamos”, “Esperar un poco más que llego justo ” y yo sinceramente, hermanos, me quemaba por dentro, porque no hay más impotencia que querer y no poder, ya que por motivos laborales todavía no sé lo que es sentarme con mi madre en nuestra casa con todos vosotros.

Fotos, videos y audios…llegaban durante toda la tarde y me llenaba de alegría de cómo estabais disfrutando el día.

Llegó el momento de salir del trabajo con ganas de estar con todos vosotros. Nos encontramos en Jesús, poco rato eso sí, por la lluvia. Cuando entré por las puertas del cuartel sentí un escalofrío, quería exprimir cada milésima de segundo de esa noche.

Ratito distendido de tertulia en nuestra barra.

Suena el martillo!! Y como un paso a costaleros se hizo el silencio y entramos al salón.

Mesa llena de alegría y conversaciones varias y yo cual niño que llega tarde a clase queriendo enterarse de todo en cuestión de segundos…

Nuestro hermano Sergio, en voz del presidente se dispone a asignar la pata de Transfiguración. Unas palabras que siempre analizas para deducir y saber cuanto antes quién será el afortunado de bajar la pata.

Cada palabra estrechaba el cerco y…sí, mi primera pata como hermano de la Sentencia de Jesús, palabras que me llenaron de alegría y emoción, y todo un honor y satisfacción poder quitar a nuestra vieja su tercera pata. ¡Gracias Ezequiel!

Una pata con una trayectoria que desde 2013 está llena de momentos buenos y no tan buenos, pero eso es lo que me hace ser más fuerte y sentenciado. Muy especial este año por distintos motivos, ser hermano de luz por primera vez este Martes Santo junto a vosotros, mi casamiento y también que haya sido Sergio quién me haya dado las dos patas que tengo el mismo Sábado, el tercero de Cuaresma.
Han pasado años difíciles…pero como dijo el Señor: Toma tu cruz y sígueme.

¡Gracias a cada uno de vosotros!

¡Vivan los Doctores de la Ley!

«…y yo, cual niño que llega tarde a clase, queriendo enterarse de todo en cuestión de segundos…”

Cristian Pérez Delgado

Hermano de la Corporación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos.

Responsable: Asociación La Sentencia de Jesús - 1º de los Afligidos. Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la de gestionar y moderar los comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1&1 Internet España, S.L.U. (proveedor de hosting de lasentenciadejesus.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de 1&1 Internet España, S.L.U. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiéndonos a info@lasentenciadejesus.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://www.lasentenciadejesus.com, así como consultar nuestra Política de Privacidad.

error: